Image could not be loaded

#YomequedoenEspaña: nuestros rincones favoritos de Cantabria

Arr, loading...

Piratas, en nuestra serie acerca de las regiones de nuestro país, en esta ocasión nos vamos al norte, muy al norte. Nada más y nada menos que a Cantabria, seguramente una de las comunidades autónomas que tiene mayor concentración de rincones de una belleza espectacular gracias a esa mezcla tan explosiva que provocan los Picos de Europa, sus verdes y profundos valles y el Mar Cantábrico.

Nosotros lo tenemos claro, vivimos en el mejor país del mundo para hacer turismo, por lo que en nuestras próximas vacaciones #YomequedoenEspaña, y Cantabria desde luego que es una firme candidata a ser nuestro próximo destino. ¡Arrr, vamos allá con nuestra selección de lugares!

Liérganes

Liérganes es uno de esos pueblitos donde todos querríamos vivir si por fin nos atreviéramos a escapar definitivamente de nuestro confinamiento permanente de la gran ciudad. Siempre candidato en la lista de los pueblos más bonitos de España, por supuesto que merece una visita mientras nos encontramos a nosotros mismos paseando por sus calles y nos intentamos mimetizar como camaleones de ciudad con el verde paisaje que nos rodea. En la foto podéis ver el puente histórico que cruza el río Miera, que aunque muchos llaman romano, en realidad fue construido en 1587 sobre la planta de uno medieval.

Carmona

Otra de las localidades que te harán olvidarte de todo y de lo sencillo que puede ser la vida en general. Estamos en Cantabria sí, pero igualmente podríamos estar en el tirol austriaco o en las faldas de los Alpes suizos. No hay mejor ejemplo en la región para admirar la arquitectura de las casas montañesas, aunque ya que estamos admirando cosas relacionadas con las montañas, no existe nada mejor que contemplar un buen cocido montañés rodeado de este escenario incomparable. ¡Y después meterle la cuchara, claro que sí!

Mogrovejo

Paisajes alpinos comentábamos... pues no existe mejor perspectiva de lo que los Picos de Europa pueden ofrecernos que contemplarlos desde la localidad de Mogrovejo. Así que si buscáis un campamento base en el que asentaros para descubrir esta maravilla que emerge entre Asturias, Cantabria y Castilla, sin duda éste es vuestro sitio. A partir de él, senderos y caminos interminables que recorrer y muchas vistas que fotografiar. Porque nos encontramos en el norte de España, pero si nos dicen que tenemos ante nosotros a las Rocosas Canadienses, nadie lo pondría en duda.

Parque de la naturaleza de Cabárceno

Seguramente la reserva natural de fauna más interesante de todo el país. Muchos lo denominan zoológico, pero lo cierto es que no puede llegar a considerarse así. En Cabárceno los animales que allí viven tienen un vasto territorio para moverse y explorar y van completamente a su aire. No hay jaulas ni barrotes sólo especies conviviendo y compartiendo un lugar único.

Leones, elefantes, antílopes, rinocerontes, osos pardos, avestruces, jirafas, gorilas, bisontes, osos... la lista es prácticamente interminable. Os recomendamos hacer uso del teleférico que recorre el parque y, si os atrevéis, el realizar la "visita salvaje": un paseo a fondo por dentro de los recintos de las especies más imponentes.

Las aguas bravas del Río Argonza

Para acceder a este río bravo de corrientes, paraíso de los profesionales del descenso en Kayak, nos tenemos que adentrar en el Parque Natural de Saja-Besaya. Cubierto de nieve en los meses de invierno y con un caudal importante durante el deshielo, es en este momento cuando hay que visitarlo. Su nombre significa río blanco o brillante, así que ya os podéis hacer una idea de lo que os podéis encontrar cuando os acerquéis a sus orillas...


Alto Campoó y Picos de Europa

Lo que en invierno es una de las estaciones de esquí más conocidas de la región, en primavera y verano es un auténtico tesoro para el buen senderista. Con todo el parque nacional de los Picos de Europa a nuestros pies, sólo tenemos que subir mediante los múltiples caminos acondicionados y debidamente señalizados a cualquiera de las peñas que nos rodean.

Os aconsejamos cargar con provisiones para vuestro camino, porque el poder disfrutar de un buen queso y un chorizo acompañado de pan y algo de vino, cuando lleguéis a la cima de Peña Labra o Peña Remoña (otro punto espectacular del parque), será algo que permanecerá para siempre en vuestra cabeza olvidando al instante el esfuerzo de llegar a estos mágicos lugares.

San Vicente de la Barquera

Probablemente es el municipio más conocido de toda Cantabria en cuanto a turismo se refiere, pero es que su fama la tiene bien merecida. No sólo es un lugar precioso, como lo demuestra el paisaje que puede contemplarse desde su puerto pesquero, sino que además es el inicio del Camino Lebaniego. El Camino Lebaniego es una variante complementaria del camino de Santiago de 72 km que puede realizarse en 3 etapas a pie. Una vereda de contemplación y recogimiento que nos lleva al siguiente punto de la lista...

Ermita de San Miguel, Santo Toribio de Liébana

Llegar por fin a Santo Toribio después de haber realizado las 3 etapas a pie del Camino Lebaniego os reconfortará sin ningún lugar a dudas el espíritu. No sólo porque habréis cumplido el objetivo de la ruta entrando en el Monasterio para poder contemplar el que es considerado como el mayor trozo del Lignum Crucis, la cruz donde sufrió el Calvario Jesucristo, sino porque además, con un poco de esfuerzo más podréis llegar a los pies de la Ermita de San Miguel: el lugar en que verdaderamente podréis ascender al séptimo cielo con las vistas que los Picos de Europa os regalan.

Faro del Cabo Mayor, Santader

Decir que Santander es una ciudad preciosa piratas, creo que no sorprende a nadie. Pasear por el paseo del Sardinero, visitar la península y el Palacio de la Magdalena o recorrer las calles del centro ya es de por sí un planazo. Pero os queremos descubrir uno de los mejores secretos que se guardan los santanderinos para sí mismos. Así que sin pedirles permiso ni nada, os queremos presentar El Cabo Mayor. Un indescriptible lugar rodeado de verdes praderas que acaba abruptamente en un acantilado desde donde se divisa Santander a un lado y el imponente Cantábrico al otro, ambos vigilados por la figura del faro de la ciudad.

Pero ¿cuál es ese secreto que os decíamos...? sin duda el restaurante que se encuentra justo en ese punto y que sirve las mejores raciones de rabas (calamares fritos) que hemos probado en nuestra vida. ¡Qué ricas!

Ya sabéis piratas, este año #yomequedoenEspaña, así que no dejéis de visitar todas las ofertas que hemos encontrado de hoteles de nuestro país con cancelación gratuita. Bien merecen una ojeada, ¿verdad? ¡Y mañana otra nueva región!

Verano en España con cancelación gratuita

Arr, loading...

¿Qué piensas?

Escribir un comentario